como se comen los erizos de mar

Descubre todo sobre los erizos de mar cómo se comen limpian y sus propiedades

Es probable que hayáis observado erizos de mar en la pescadería y os hayáis resistido a adquirirlos debido a la incertidumbre de cómo utilizarlos en la cocina. Si ese es el caso, este artículo os brindará las habilidades necesarias para abrir y preparar un erizo de mar de manera sencilla, extrayendo sus cinco yemas o corales con éxito. Además, descubriréis diversas opciones culinarias para aprovechar al máximo este ingrediente del mar.

Virtudes y ventajas de los equinodermos del mar

Su combinación de nutrientes funciona como un potente antioxidante. Además, se han analizado durante años sus propiedades anticancerígenas en investigaciones realizadas en la Universidad de Girona. Estos estudios han revelado propiedades antitumorales en las moléculas presentes en este alimento. Esta capacidad antioxidante es especialmente beneficiosa para aquellos cánceres causados por la acumulación de radicales libres, ya que potencia la eliminación de las enzimas oxidativas del cuerpo. De hecho, se están llevando a cabo investigaciones en Argentina para estudiar la facultad de estas moléculas, presentes en las gónadas del erizo de mar, para actuar como antivirales y antimicrobianos.

Por otro lado, este alimento también ejerce una influencia beneficiosa en la salud cardiovascular. Se ha demostrado que su consumo ayuda a reducir los niveles de colesterol y el índice de riesgo cardiovascular, por lo que es especialmente recomendable para cuidar la salud de nuestro corazón. Además, su relación entre las grasas y las proteínas presentes en la carne del animal lo convierte en un alimento muy conveniente para personas que desean cuidarse y para deportistas.

Preparación de un erizo de mar desbloqueo y purificación del manjar marino

Consejos para manipular un erizo de mar sin sufrir pinchazos

Utilizar un trapo de cocina es una medida eficaz para evitar pinchazos al manejar un erizo de mar. Aunque sus espinas no son muy afiladas, son extremadamente frágiles, por lo que es fácil que puedan clavarse en la piel cuando no se manipulan con precaución.

Para sujetar el erizo, es recomendable hacerlo por la parte superior con la boca o con unas pinzas de cocina, evitando tocar las espinas. Luego, con unas tijeras de cocina, se puede cortar alrededor de la zona central para abrirlo.

La cáscara del erizo es muy delicada, por lo que no suele ser complicado retirar la zona central con las tijeras. En el collage de imágenes se puede ver lo sencillo que resulta este paso.

Una vez que se ha creado un orificio en el erizo, hay que tener cuidado al ampliarlo para poder acceder al interior. Se recomienda seguir cortando con las tijeras, ya que es más seguro que utilizar otros objetos, como cuchillos.

Dentro del erizo se encuentra una sustancia líquida que, si bien puede aportar sabor a caldos, suele ser bastante fuerte. Por ello, se aconseja colarla y desecharla, a menos que se quiera potenciar el sabor de algún plato con ella.

Todo sobre el equinodermo del mar

El fascinante Erizo de mar, perteneciente a la especie Equinoidea y pariente de las famosas estrellas de mar, ha sido una importante fuente de alimento desde tiempos antiguos, según datos históricos. Culturas como la griega y la romana solían incluirlo en su dieta, preparando deliciosas recetas con él e incluso disfrutándolo como aperitivo condimentado. Incluso, el renombrado gastrónomo Apicio en su famoso tratado culinario "Re Coquinaria", ofrece diversas opciones para cocinarlo.

Este increíble ser marino habita en el Mediterráneo y en la zona oriental del Atlántico, buscando aguas templadas y fondos rocosos para establecerse. La mayoría de las especies se encuentran a poca profundidad, a unos cuantos metros de la superficie, mientras que otras preferieren las zonas más profundas, a veces descendiéndose a abisales. Se estima que existen alrededor de 950 tipos de erizos, aunque no todos son comestibles, y su esperanza de vida varía considerablemente. Algunas especies solo viven unos pocos años (tres o cuatro), mientras que otras, como el erizo rojo de mar, pueden alcanzar hasta los 200 años. En general, su tamaño oscila entre 3 y 10 centímetros, pero hay algunas excepciones...

El cuerpo de estos increíbles seres es de forma redonda y está cubierto de púas, las cuales desempeñan diversas funciones, como ayudarles en la captura de alimentos. También cuentan con un par de pies llamados "ambulacrales", que tienen cinco filas de ventosas cada uno y son utilizados para desplazarse. A pesar de que su dieta se basa principalmente en algas (lo que los hace ser considerados herbívoros por algunos), los erizos de mar son omnívoros y suelen complementar su comida con pequeños peces muertos, moluscos, crustáceos y esponjas. ¡Una variada y nutritiva dieta marina!

Importancia alimentaria del erizo marino

El erizo de mar es una excelente fuente de proteínas de alta calidad, ya que contiene 10 gramos de proteínas por cada 100 gramos de carne. Además, cuenta con apenas 3 gramos de grasa por cada 100 gramos, lo que lo convierte en una opción saludable para incluir en nuestra dieta.

Por cada 100 gramos de erizo de mar, encontraremos 90 calorías, por lo que es una opción baja en calorías para aquellos que buscan mantener su peso.

Además de su alto contenido proteico, el erizo de mar es una fuente generosa de nutrientes. Por ejemplo, contiene vitamina A, en forma de betacaroteno, así como yodo y potasio. También es rico en minerales esenciales como el calcio y hierro, en cantidades significativas.

Otros componentes destacables son el zinc (1,7mg) y sodio (174 mg). Estos nutrientes son importantes para el correcto funcionamiento de nuestro organismo y el erizo de mar los proporciona en cantidades adecuadas.

El Reino de los Equinodermos Descubriendo a los Erizos de Mar

Los equinoideos, también conocidos como oricios, ourizos, garoinas o garotas, son más comúnmente llamados erizos de mar. Son una familia de animales marinos con una simetría pentarradial y existen casi mil especies diferentes.

Tienen una forma de globo achatado, cubierto de púas de diversos grosores y longitudes, que les otorgan un color entre negro, pardo, púrpura y verdoso, según la especie y la edad. Además, su tamaño puede variar, aunque en general suele rondar entre los 5 y 10 cm de diámetro.

Los erizos están formados por placas calcáreas que se unen entre sí para formar un caparazón duro. Este caparazón es el soporte de las púas, que en algunos casos pueden ser móviles y venenosas.

Habitan en fondo marinos y zonas rocosas, y pueden ser encontrados a grandes profundidades, lo que dificulta su captura. Por lo tanto, son animales protegidos debido a su fragilidad y su importancia en el ecosistema marino.

Características y aplicaciones culinarias

La parte comestible del erizo se encuentra en el interior del caparazón. Cada animal presenta cinco masas glandulares, llamadas yemas, distribuidas en forma radial. Tienen una forma ligeramente alargada y son de color anaranjado, pudiendo variar desde el rojo más intenso hasta tonalidades más amarillentas.

No deben ser confundidas con las huevas de otras especies marinas. En el caso de los erizos, las gónadas son más semejantes a una lengua, tanto en forma como en su textura irregular. Son muy carnosas, delicadas y cremosas, con un sabor entre yodado y almizclado de gran intensidad, algo dulce.

Las yemas del erizo deben consumirse al momento en el que se abre el animal, cuanto más frescas, mejor, si bien también podemos encontrarlas en conserva. Por su delicadeza, una de las mejores formas de degustarlas es directamente en crudo, como suelen hacer en Japón, donde el uni es un ingrediente habitual de sushi y sashimi, o se emplea para coronar platos de fideos y sopas.

Artículos relacionados