como eliminar el miedo de la mente

15 consejos de una psicóloga para vencer el miedo y la ansiedad

Resulta imposible vivir sin experimentar miedo, ya que este es imprescindible en nuestra existencia. Sin embargo, cuando logramos superar el miedo que nos limita y nos paraliza, encontramos una de las formas más enriquecedoras de evolucionar como individuos y de alcanzar una vida más satisfactoria.

Las fobias más comunes Qué temores nos acechan

El miedo, una emoción universal y compleja
Sentir miedo no siempre es un signo de peligro inminente. Hay situaciones en las que nuestro miedo es desencadenado por un estímulo real, como un atraco, pero también hay momentos en los que el temor surge de nuestra imaginación, como al caminar por un callejón oscuro y solitario a medianoche. En este último caso, nuestra mente se deja llevar por una fantasía de posibles peligros.Es importante distinguir entre el miedo racional e irracional. Mientras que el primero nos alerta y nos ayuda a estar prevenidos, el segundo puede ser exagerado e incluso irracional. Las fobias son un ejemplo de miedo irracional, donde la persona reacciona de manera desproporcionada ante un peligro que en realidad no lo es. Situaciones como hablar en público o estar cerca de un animal inofensivo pueden provocar una respuesta de miedo exagerada e incomprendida para otros.Es importante saber diferenciar entre el miedo racional e irracional, ya que el primero nos permite estar alerta ante posibles peligros y actuar para protegernos, mientras que el segundo puede ser perjudicial para nuestra vida cotidiana. Conocer y comprender nuestros miedos nos ayuda a manejarlos de forma más efectiva, y así poder vivir sin ser controlados por ellos.

El freno del temor en nuestras vidas

En nuestra vida, nos encontramos con muchas situaciones llenas de incertidumbre que nos generan miedo. De esta manera, vamos adquiriendo temores al fracaso, al rechazo, a las pérdidas, a la muerte y, principalmente, a los grandes cambios.
Estos miedos se convierten en una barrera que nos impide vivir de forma plena. Es más, nos obligan a permanecer en nuestra zona de confort, impidiéndonos avanzar y crecer, limitando nuestras metas y acciones y dejándonos bloqueados.
Por supuesto, este tipo de miedo actúa de manera más sigilosa, sembrando dudas e incluso obsesiones, haciéndonos enfocar en los aspectos negativos de nuestro desempeño y afectando a nuestra autoestima.

Cómo superar el miedo

El miedo es una parte natural e inevitable de la vida, por lo que no podemos ni debemos intentar erradicarlo por completo. Sin embargo, sí podemos aprender a convivir con él, manejarlo y evitar que domine nuestra existencia o nos paralice. Existen varias estrategias que podemos utilizar para superar el miedo, veamos las principales.

Si nuestro Blog te ha sido de ayuda, puedes suscribirte fácilmente a nuestro correo para recibir los nuevos artículos repletos de ideas y recursos que te ayudarán a sentirte bien.

¡Buenas noches! Hace un mes, mi hija estuvo internada debido a un grave problema de salud. Afortunadamente, ahora está mucho mejor y ya está en casa. A pesar de ello, no logro superar el miedo. Sigo preocupada de que vuelva a suceder lo mismo, estoy en constante alerta y no puedo dormir bien. Me siento muy tensa y angustiada.

Manejando tensiones y temores en tu día a día

Los expertos señalan que el estrés es un proceso complejo que se activa cuando nos enfrentamos a una amenaza física o mental a nuestra estabilidad emocional y física. Este estado aglutina distintas respuestas psicológicas, fisiológicas y conductuales con el objetivo de hacer frente a la amenaza.

Si nos enfrentamos a una constante presencia de ansiedad, estrés y miedo en nuestra rutina diaria, es fundamental buscar ayuda psicológica. La intervención de un profesional es esencial en casos moderados o graves, ya que posee las habilidades y conocimientos necesarios para abordarlos de manera adecuada.

Sin embargo, esto no significa que no podamos aprender a controlarlos por nuestra cuenta. En este aspecto, los trucos para superar el estrés y la angustia son clave. En lugar de verlos como recursos puntuales, es importante incorporarlos a nuestra rutina para obtener beneficios a largo plazo.

Qué es el miedo

Sófocles dijo:

Sófocles señaló que el miedo es un mecanismo innato de defensa que provoca sensaciones intensas y desagradables ante la percepción de un peligro, sea este real o no.Esta emoción primaria nos alerta de una posible amenaza y nos indica la necesidad de tomar medidas para protegernos, con el único objetivo de mantenernos a salvo. Sin embargo, cuando el miedo se apodera de nosotros, es él mismo el que nos impide vivir.

Por qué tenemos miedo

La función del miedo y su origen en nuestro cuerpo

En esencia, el miedo sirve como una señal de alerta para avisarnos de un peligro potencial y poder tomar medidas para protegernos. Esta emoción nos permite ser conscientes de la existencia de un riesgo, siendo procesada por el sistema límbico a partir de señales captadas por nuestros sentidos.

Cuando el sistema límbico percibe una posible amenaza, desencadena una rápida reacción fisiológica en nuestro cuerpo. Nuestro metabolismo se acelera, aumenta la presión arterial y los niveles de glucosa en sangre, entre otros cambios. Además, nuestra respiración se vuelve más rápida, nuestros músculos se tensan y nuestras pupilas se dilatan. Todo esto nos prepara para actuar de manera adecuada ante la situación.

Sin embargo, en algunos casos, el miedo puede transformarse en pánico, un estado de ansiedad intensa que puede llevar a un trastorno de pánico si se repite de manera frecuente. Ante un ataque de pánico, la persona puede desarrollar miedo a volver a sufrir otra crisis de angustia, lo que puede interferir en su vida diaria.

DESENSIBILIZACIÓN

Superar el miedo a volar: estrategias y consejos

La aviación, la multitud y los espacios cerrados son los tres temores más comunes de la población según una investigación de la marca Rescue.

Para vencer estos miedos, una opción recomendada por la psicóloga es aplicar la desensibilización sistemática (DS), una técnica que se enfoca en reducir la ansiedad y las respuestas evitativas frente a ciertos estímulos. La clave es enfrentar el miedo poco a poco y con herramientas adecuadas.

Sin embargo, lo que puede funcionar para una persona puede no funcionar para otra. Todo depende de lo emocional que sea cada individuo. Mientras algunos pueden superar su miedo a volar mediante técnicas de meditación, otros pueden sentirse más seguros leyendo información sobre aeronáutica y estadísticas.

La idea de someterse a una terapia de choque, como tirarse en paracaídas para vencer el temor a las alturas, puede resultar muy extrema según la psicóloga. Esta técnica, aunque efectiva en algunos casos, puede traer traumas a largo plazo si se enfrenta al miedo de manera forzada y traumática, especialmente en niños. Por eso, es preferible abordar el miedo de forma gradual y segura, exponiéndose a estímulos menos estresantes hasta que se logre superar el miedo de forma natural.

Por último

Aceptar y gestionar, en lugar de negar y evitar
Cuando nos enfrentamos al estrés, la ansiedad y el miedo, muchas veces tratamos de huir de ellos o de ignorarlos. Sin embargo, esta no es la mejor manera de lidiar con estas emociones.

Aprender a ver el lado útil y gestionar
En lugar de negar o evitar estas emociones, es importante aprender a ver su lado útil. La ansiedad nos alerta sobre posibles peligros y el miedo nos ayuda a protegernos. Además, debemos aprender a gestionar estas emociones para que no nos impidan llevar una vida normal.

Búsqueda de fuentes confiables y precisas
Nuestro equipo revisó a fondo todas las fuentes citadas para garantizar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía utilizada en este artículo ha sido considerada confiable y de precisión académica o científica.

Contenido informativo
Todo el contenido de esta publicación ha sido redactado con fines informativos. No pretende ni debe ser utilizado como sustituto de diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Si tienes dudas, es importante consultar con tu especialista de confianza y obtener su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.

Artículos relacionados